Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Vie Mayo 01, 2015 3:22 pm.
Últimos temas
» Registro de Avatar
Mar Jul 29, 2014 8:14 pm por Catalina de Aragón

» La reina Catalina os saluda
Mar Jul 29, 2014 8:09 pm por Catalina de Aragón

» casting para Catalina de Aragón
Mar Jul 29, 2014 6:07 pm por Catalina de Aragón

» CRUCIATTUS (+18 rpg Harry Potter) AFILIACION NORMAL
Jue Jul 21, 2011 4:23 am por Invitado

» historias de vampiros - alternativo rol {vampire diaries/crepúsculo/entrevista con el vampiro}
Vie Mar 11, 2011 3:28 am por Invitado

» ExpresArte Foro
Dom Dic 26, 2010 7:31 am por Invitado

» Cambio de banner
Miér Dic 15, 2010 6:03 pm por Invitado

» Star Wars Frontier [Normal]
Miér Dic 15, 2010 1:30 am por Invitado

» Vistaocéano
Sáb Dic 11, 2010 7:03 pm por Invitado

Todas las imágenes, creaciones gráficas e historias y derivados de éstas, de éste foro y los usuarios del mismo están sujetas a una licencia de copyright y pertenecen al Staff Administrativo. Cualquier copia ilegítima de los mismos será denunciada a Foroactivo inmediatamente. Creative Commons License
Villanos De La Historia by Villanos De La Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at villanosdelahistoria.forosgratuitos.net.

Siguiendo los Protocolos (Enrique)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Siguiendo los Protocolos (Enrique)

Mensaje por Felipe II de Habsburgo el Miér Sep 22, 2010 10:46 pm

El día y la fecha indicados para su llegada al Palacio era este y Felipe no era de los que llegaba antes o después, sino precisamente cuando era el momento. Su carruaje y su sequito de guardias se detuvieron en la entrada al Palacio, no sabía si el Rey Enrique iría a recibirlo, pero no lo tomaba mucho en cuenta, así que salió a toda prisa del carruaje. Aunque su estancia en aquel hotel de Londres había resultado muy fructuosa después de todo, ahora tenía que acatar los protocolos debidos, no debía ser más irrespetuoso al pueblo inglés de lo que ya había sido, de acuerdo a sus consideraciones.

Vestido con ropa completamente formal, de acuerdo al príncipe que era y al reino que presentaba, subió por la escaleras, unos hombres, aparentemente lacayos de Enrique, lo guiaron con leves inclinaciones hasta llevarlo al salón del trono; desde luego, era lo más digno que el Rey inglés se permitía, después de todo, Felipe aun no era Rey de España, así que los protocolos eran distintos. Felipe se pregunto entonces si era necesaria tanta rigidez en sus movimientos y su forma de llegar, no era común de su parte ser tan intrigante.

Caminò a lo largo de aquel gran Salón, hasta llegar a estar cerca del Rey, sus guardias iban detrás de él, al final de cuentas no podía ser descortés con el Rey al que visitaba, mucho menos si de alianzas se trataba y de protección, que era lo que necesitaba. Se inclinó ligeramente al estar frente a Enrique, era más joven de lo que hubiera imaginado, de hecho, casi que imaginaba que era de su edad. Algo envidiable desde luego, ser Rey ahora seria magnifico para Felipe, pero como su padre le decía: “Todo a su tiempo”.

-Su Majestad, soy Felipe II de Habsburgo y vengo con la más fiel idea de alianza, diplomacia y paz entre nuestros reinos. – miro de frente al rey, demostrando su gallardía y su porte, digno de un príncipe. Sonrió un poco, conocer a un Rey era nuevo, sobre todo a otro que tenía cierta fama en la Europa actual.
avatar
Felipe II de Habsburgo

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Localización : Londres, Inglaterra
Humor : Voluble, Belicoso, Posesivo, Amable, Condescendiente, Amigable.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo los Protocolos (Enrique)

Mensaje por Enrique VIII Tudor el Jue Sep 23, 2010 4:29 pm

- Jaque Mate. - Comunicó el rey en un hosco susurro al oído de la joven dama que tenía desnuda bajo su cuerpo, y, con una pícara sonrisa característica de su persona, empezó a trazar todo el tramo de la piel de su espalda en una lenta y suave caricia con el extremo de la figura del ajedrez -más concretamente, la pieza del Rey-. Una varonil carcajada se escapó de los labios del monarca, deformando el ambiente, a la cual rápidamente se unió su acompañante, mientras se enlazaban entre las sábanas con extrema fogosidad y se fundían en una sola persona.

Aquella mañana primaveral no se presentaba como todas las demás. La tórrida noche había quedado atrás para dejar paso a la realidad, a todos aquellos cometidos que el joven rey inglés debía de encargarse por el bien de su reino y el de su reputación. Bien, su reputación ante todo. Ya que, grácias a su irreflexiva mente y a sus impulsivas ideas tergiversadas, había llegado a la conclusión de estallar en guerra con el reino de Francia, y desbancar aquel estúpido rey que tenía cruzado desde hacía ya tiempo. El joven monarca empezó a releerse una y otra vez todas las cartas y demás asuntos que le mantendrían ocupado durante el resto del día. Hasta que, uno de sus séquitos, entró por la puerta con una sutil reverencia aclamanado su atención. “Su majestad, el príncipe Felipe de Habsburgo ya se encuentra en la Corte”. El ambicioso monarca esperaba aquella visita con ganas. Le era conveniente tener amigos procedentes de la gran y poderosa España, el reino de Catalina, su esposa. Incluso esperaba la visita de Carlos V, más aun cuando ambos compartían el mismo aborrecimiento hacia el rey engreído francés.

El príncipe ya se encontraría en camino hacia el salón del Trono, allí donde el monarca inglés recibía sus visitas, y en donde otorgaba al resto de conocidos títulos para confiarles su más consideración hacia sus personas. Enrique, apoyó el codo sobre la mesa y, con un leve ademán de dedos, le indicó a su lacayo que se retirara. - Marchaos... - Seguidamente, se levantó para abandonar él mismo el salón donde había pasado prácticamente toda la mañana. Se encaminó junto con sus sirvientes hacia el salón del Trono, una vez hubo cruzado el umbral con su característico y elegante caminar. Iba vestido con los atuendos acordes de un rey joven. Su torso se veía cubierto por una fina camisa de lino color borgoña, abotonada hasta sus pectorales. Esta vez, la corona acomodaba su cabello castaño. - Decídme, ¿cómo es el príncipe? - Preguntó con interés sin aminorar los pasos. Sus séquitos le hicieron saber que se trataba de un joven que rondaba aproximadamente su edad, de buen ver, y a simple vista educado. Enrique tan sólo se limitó en responder con un asentimiento de cabeza.

El rey inglés se adentró en el salón junto con sus lacayos, éstos tras él como si sus vidas dependieran de ello. ¿Acaso no era verdad? Se aproximó hacia el príncipe con pasos lentos, quedando a una distancia prudente, requerida para la situación. El silencio reinó durante unas milésimas de segundo a fin de que uno de los dos se pronunciara. El príncipe Felipe fue quién rompió el silencio, dejando entrever un concordato de ambos reinos en su adoctrinada presentación. Enrique le dedicó una afable sonrisa y, como si de amigos de toda la vida se trataran, sujetó su mano para darle un fuerte apretón, y concederle una palmada en el hombro en señal de confraternidad. - Alteza, es un placer tenerle en mi reino, espero que os hayan tratado como es debido. - Le dijo, para, seguidamente, separarse de él y dirigirse hacia su Trono, indicándole con la mano a que tomara el asiento contiguo del suyo. - Creédme cuando os digo, que nada me complace más que aliarme con vos, y hacer de ésta alianza una conciliación estable para el bien de nuestros reinos. - Declaró en cuanto tomó asiento en su Trono, mientras sus labios se curvaban en una perspicaz e interesada sonrisa. Con estas nuevas prespectivas, su Inglaterra se presentaba más indestructible que nunca.
avatar
Enrique VIII Tudor

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Localización : Londres, Inglaterra.
Humor : Sagaz, efusivo, despótico y voluble.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo los Protocolos (Enrique)

Mensaje por Felipe II de Habsburgo el Jue Sep 23, 2010 5:23 pm

Cuando el saludo fuerte y cordial del Rey Inglés fue hecho, Felipe pudo sentirse en confianza, estaba claro que ambos sabían las increíbles ventajas que aquella alianza provocaría en el resto de Europa, no solo solidificaría a los Imperios, sino que daría estabilidad política a cualquier pretensión extranjera; desde luego, esa misma idea se había cruzado por su mente en el trayendo a la famosa isla, pues su padre mismo se lo había insinuado. Felipe entonces podía jactarse como el iniciador de una poderosa alianza.

-El trato que he recibido de vuestros súbditos ha sido de mi agrado su Alteza, desde luego la hospitalidad inglesa es reconocida en muchas partes de este continente. – contestó con voz aguda, siguiendo a su otrora Majestad. Le complació mucho que le cediera un asiento a su lado, pues eso demostraba el interés y el respeto que había por parte de Inglaterra al reino de España. –Me complace informarle que mi padre está en toda la disposición de coadyuvar con vuestra armada en caso de extrema necesidad, siempre y cuando convenga de la misma manera a nuestro reino, lo que no dudo por supuesto. –Si algo tenía Felipe, era que no daba muchos rodeos, la inestabilidad en Europa era clara y si se debía dar paz, solo la guerra podría terminar con la insensatez de algunos reinos. Aunque claro, en medio de toda aquella palabrería, algo oscuro podría estarse formando, la conquista era importante para cualquier monarquía.

La guardia de Felipe se había quedado lo bastante cerca para ver los movimientos que su Prìncipe a veces hacia, viendo de reojo a los soldados de Enrique, aunque había mucha caballerosidad y buenos tratos, ningún Rey o Príncipe estaba cien por ciento seguro de las ideas de cualquier homologo, pues en otra época las traiciones eran tan comunes, que cualquiera se atrevía a cometerlas, aunque claro, España siempre se había caracterizado por mantener el honor en primera instancia y aunque solo con Francia había tenido desacuerdos, no siempre se atrevía a fomentar políticas injustificadas. Además, España se había dedicado a ser el bastión principal en la retención de los bereberes, que los disturbios entre países Europeos eran un tanto ajenos. Pero ya no, las cosas habían cambiado y los ojos de España se habían girado a los reinos europeos, sobre todo por los movimientos franceses.

-Tengo la certeza, su Majestad, que estas relaciones serán fructíferas y que lo que se coseche logrará la paz que tanto se desea. –Si algo se sabía en el continente, era que Inglaterra había sido por mucho tiempo el imperio más importante y que hasta ahora lo había mantenido casi intacto. Felipe estaba consciente de que aquel reino aun daría mucho mas al resto del mundo, por eso es que una alianza con ellos, significaba al mismo tiempo el engrandecimiento del Imperio Español, que estaba en camino de lograr lo mismo. – Hay algo que me llama la atención. –comenzó a decir después. –Hay franceses en vuestro reino. –afirmó, recordando el día anterior. -¿Es seguro tenerlos aquí? –se atrevió a preguntar, a sabiendas de las claras diferencias con la Galia.
avatar
Felipe II de Habsburgo

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Localización : Londres, Inglaterra
Humor : Voluble, Belicoso, Posesivo, Amable, Condescendiente, Amigable.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo los Protocolos (Enrique)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.